La desconfianza, la conspiración, y los pensamientos cambiantes sobre la salud pública:

                                                                                  La crisis del fluoruro y más…

   
     Mientras el siglo posguerra avanzaba, acontecimientos internacionales también empezaron a influir en las opiniones hacia la salud pública. Estos incluyen uno de los acontecimientos políticos más importantes del siglo 20, la Guerra Fría. Un conflicto que duró entre la Unión Soviética y los Estados Unidos décadas, la Guerra Fría frecuentemente provocaba una histeria colectiva y desconfianza alrededor de todo el mundo. Algunos individuos comenzaron a cuestionar la validez de expertos científicos y la autoridad de oficiales de salud. En cambio, había una tensión creciente sobre cómo abordar a las preocupaciones a la salud.
 

Un cartel que describe los miedos sobre la fluoración por El Grupo de Ciudadanos en Contra de la Fluoración cerca de los 1950. Foto de la Sociedad Historial de Wisconsin

Una estampilla anti-fluoración.  Foto de la Sociedad Historial de Wisconsin.


   Al fin de los años 1940 y al principio de los 50, las ciudades de Wisconsin empezaron a investigar y debatir la adición de fluoruro de sodio a las reservas del agua de municipalidades.  Fluoruro previene el deterioro de los dientes, pero solamente cuando está administrado a una edad temprana. El dentista John G. Frisch de Madison fue uno de los principios partidarios de la fluoración y viajaba alrededor de Wisconsin para convencer a ciudades de la fluoración. En el año 1947, Frisch hizo una encuesta del agua de pozo de Madison antes de la fluoración, y otras después, en 1951, documentando sus efectos en la salud dental de jóvenes. El estudio encontró que el deterioro dental bajó un 73 por ciento con la fluoración.  

     

    “¿Quiere usted que sus niños se crezcan en un mundo como esclavos a Rusia?"

                                                   - Grupo de Ciudadanos en Contra de la Fluoración.

   Pero no acabó con eso. Un grupo local en contra de la fluoración propagó teorías de conspiración que proclamaron el fluoruro como un “veneno mortal” y una conspiración “comunista” para hacer a jóvenes estadounidenses “slaves of Russia” [esclavos de Rusia]. Uno de los críticos más destacados de la fluoración, un bioquímico, John Yiamouyiannis, afirmó una asociación entre el fluoruro y el cáncer. 
 
A pesar de que estas afirmaciones fueron desacreditadas por la comunidad científica, las teorías de conspiración todavía sobreviven. Tan recientemente como 2018, Lake Delton, WI descontinuó la fluoración, una decisión ampliamente criticada por dentistas locales. 

Un cartel anti-fluoruro, cerca de los 1950. Foto de la Sociedad Historial de Wisconsin.

Una botella de pasta de dientes pintada con las palabras “el fluoruro mata” fijada en un poste telefónico en La Crosse, WI cerca de 2011.  Foto de la Sociedad Historial de Wisconsin.

   
   Durante los años 1970, las opiniones hacia la salud pública empezaron a cambiar. La Guerra de Vietnam, el escándalo de Watergate, a la crisis del petróleo deterioraron la confianza pública en la autoridad gubernamental. La desindustrialización deshizo la confianza en la economía estadounidense. Para algunos, las reformas de los derechos civiles produjeron ansiedad y un contragolpe cultural. Y mientras las principales organizaciones mundiales continuaban a luchar contra enfermedades infecciosas, como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y su campaña para acabar la viruela, muchos individuos se habían acostumbrado a la prosperidad relativa de exitosas iniciativas proveídas para la salud pública. En los Estados Unidos, la gente vivía más años que nunca, pero su confianza en la autoridad se había disminuido.